CDMA Technology
Members Sign-In
Hacia una Revolución Inalámbrica Comentarios

Toward A Wireless Revolution

Columnist:
Reed Hundt

English | Portuguê

Bienvenidos soldados de la revolución en el área de las comunicaciones. No es grandioso? Estamos en el mismo amanecer del más grande período de la creación de riquezas en la historia de la humanidad. En los próximos diez años, si evitamos lo que los ingenieros llaman error humano, la revolución en las comunicaciones agregará mil millones de dólares a la economía mundial. Sí, asi de bastante. Si adoptamos las políticas correctas, la revolución en el área de la comunicaciones traerá aprendizaje al ignorante, salud al enfermo, cuidado para el que lo necesite, riqueza para el mundo. Yo nací solamente tres años después de la conclusión de nuestro experimento humano de propia destrucción: la segunda guerra mundial. En ese año, se inventó el transistor y asi empezó la revolución en las comunicaciones. Nadie se dió cuenta entonces de que en realidad ésta era la tercera de las revoluciones industriales.

Nosotros ahora somos testigo de la forma de todas tres. La primera fue la era de los vapores y las máquinas. Llegando a Inglaterra hace dos siglos, esta revolución nos dió el capitalismo, las corporaciones, la vida urbana, y el principio de las grandes disparidades entre los que tienen y los que no tienen.

La segunda revolución industrial sucedió entre el telégrafo y el transistor desde los 1830s a mi nacimiento en 1948. Esto nos dió árbitros, corporaciones multinacionales, guerra global, vida de factoría, el invento de artículos comestibles y el verdadero príncipe de la vida moderna: los consumidores. Y las disparidades entre los que tienen y los que no tienen se hicieron más grandes. Hoy estamos en la curva en ascenso hacia el punto culminante de la prosperidad de la tercera revolución industrial. Esto se lleva a cabo mediante múltiples evoluciones:

  • de análogo a digital,
  • de modos para reproducir lenguaje humano, oido y pensamientos a método para extender infinitamente todos los sentidos.
  • de productos generales a productos especializados,
  • de regulaciones gubernamentales a soluciones creadas por el mercado,
  • de economías mal entendendidas a economías empresa- riales aplicadas en forma práctica.

La señal, símbolo, y resultado más importante de la tercera revolución industrial es por supuesto el mágico, ingobernable, cambiador del mundo: el Internet.
En esta tercera revolución industrial, y en su manifestación especial como la perfección de la tercera generación de CDMA, vemos como el Internet viene a todos los mil millones de humanos en nuestro pequeño planeta-a menos que los gobiernos hagan disparates.

En esta tercera revolución industrial inclinada al Internet, veremos que se creará para todas las gentes en el mundo una nueva posibilidad de comprensión mutua y el refuerzo de principios básicos de independencia, de gobierno autónomo, y de la ejecución completa de oportunidades para la creación de riqueza y de armonía-a menos que los gobiernos hagan disparates. Si los gobiernos no nos comandan en el camino equivocado, la industria inalámbrica tendrá éxito en cubrir al mundo dentro de un gran "nervio de inteligencia".

Esta fue la frase y la visión de Nathaniel Hawthorne, el gran escritor norteaméricano, cuando se inventó el telégrafo. Ese instrumento dió paso a la segunda revolución industrial; pero a un precio promedio de un dólar por palabra, de manera que no estaba disponible para el consumo general.

A un precio que es la fracción de un centavo por palabra, la industria inalámbrica hará que la visión de Hawthorne se haga realidad. Miles de millones que no han experimentado ninguno de los beneficios de la revolución de las comunicaciones se unirán a la comunidad mundial. Este será nuestro destino global, a menos que los gobiernos fallen en crear las estructuras correctas para que las tecnologías sigan adelante. Nosotros sabemos que los gobiernos siempren tienen metas a corto plazo, se sumergen en un crónico rechazo al cambio, se paralizan frente al temor de efectos desconocidos provenientes de la tecnología.

Cuando los gobiernos no dan la bienvenida al futuro sino que tratan de sostenerse en el pasado se atolondran cuando se enfrentan a una nueva tecnología. La historia de este siglo nos dice en términos inflexibles que debemos acoger al futuro con mucho vigor. Es el pasado del siglo 20 lo que no debemos vivir nuevamente. En realidad por poco no salimos de este terrible siglo 20. Con los eventos entre India y Pakistan en este mes nos advierte que el mundo ha aprendido y no puede olvidar como puede destruirse en un chasquido. Más de 200 millones han muerto en las guerras; otros 200 millones en plagas expandidas por el comercio global.

Nosotros se lo debemos a la próxima generación que entra al siglo 21 con mucha gratitud a nuestros diferentes dioses y estrellas guías. Y le debemos a la próxima generación una sociedad global fundada en principios tolerantes de paz y crecimiento económico, de oportunidad universal y libertad de expresión y de invenciones.

No existe ninguna industria en que estas metas sean más importantes que para la industria inalámbrica. No hay ninguna historia más importante, más crucial y con más inspiración en todas las comunicaciones que la historia de la tecnología que nos ha unido a todo el mundo: Code Division Multiple Access (CDMA). Dejenme compartir un secreto con ustedes; no lo pregonen fuera de esta conferencia; deberiamos haber escogido un nombre diferente. CDMA es tan difícil cuando se pronuncia. Un mejor nombre hubiera sido…Windows cdmaOne no ayuda mucho.

Y la wideband cdmaOne, es en verdad sin armonía, simplemente no rima.

En vez de wideband cdmaOne creo que se deberia escoger un nuevo nombre. Mi sugerencia es: Michael Jordan. Si esta tecnología se hubiera llamado Michael, el reconocimiento de esta marca hubiera sobrepasado fácilmente al de la Coca-Cola.

Michael Jordan tiene una imagen positiva en el mundo, y definitivamente en los Estados Unidos. Les ruego se concentren en el mejor, en vez de hacerlo en nuestro equipo de soccer en la Copa Mundial, mientras yo les converso sobre mi país a ustedes.

Que se puede decir sobre los Estados Unidos: Nuestro país es un país que tiene la presumpción de cambiar de nombre al soccer y luego decidir que todos los niños de hasta 12 años deberian jugarlo y nadie mayor a esa edad debería conocer del juego.

Preferiría hablar de nuestra economía. Nuestro crecimiento económico en los Estados Unidos es un alivio maravilloso para aquellos como nosotros que recordamos el pesimismo y la pobreza de ideas y de espíritu que se experimentaba en todos los Estados Unidos hace solo unos pocos años atrás. Ahora tenemos de repente un crecimiento grande debido a numerosas razones que afortunadamente se han combinado al mismo tiempo en la historia:

  1. Un presidente democrático en moderación y un Senado también en moderación que han balanceado el presupuesto, permitiéndo así intereses bajos.
  2. Mobilidad y fluidez en los trabajos lo que ha llevado a reducir personal en las grandes corporaciones aumentando asi la contratación masiva en los negocios pequeños.
  3. Ganancias en la productividad ha destruido a la inflación a pesar de que el crecimiento ha sobrepasado a todas las predicciones.

Me acuerdo de mi reunión con el presidente Clinton justo después de su reelección en el invierno de 1992 en Little Rock en Arkansas. Todos sus consejeros le recomendaron que para que él logre mejorar la economía nuevamente él tendría que ser el promotor de un gran aumento en impuestos o un corte tremendo en Medicare y seguro social.

El dijo que tomaría algunos pasos de esos pero que fundamentamente nosotros ibamos a batirnos fuera de los problemas del presupuesto. El estuvo correcto; los consejeros fueron los equivocados. La razón número uno por la que hemos llegado a tal crecimiento-más de 13 millones de empleos nuevos en los últimos cinco años-es debido a la revolución en comunicaciones.

Más de 20 mil millones de dólares se ha invertido en las nuevas compañias de teléfono competitivas en solo los últimos dos años. Allegiance Telcom, Northpoint Communications, Level 3, Qwest, Rhythymnet, más de 100 diferentes riesgos empresariales. Más de 50 mil millones de dólares se invertirán de 1993 a 2003 en empresas de comunicaciones inalámbricas debido al espéctro de subastas actuales. Me enorgullece decirles que yo soy el subastador con más éxito en la historia. Yo logré acaudalar 13 mil millones de dólares en efectivo; hubiera sido ideal que me quedara con por lo menos uno o dos porciento de esta cantidad.

Pero lo que fue de lo más importantes es ésto: las subastas inevitablemente crean inversiones inmediatas y masivas, porque los que compran las licencias son las firmas correctas, y habiendo pagado por ellas, invierten más rápidamente para recuperar su dinero.

Toda esta inversión esta llevando reducción de precios y la expansión de las comunicaciones en cantidades masivas a más personas que en anterioridad. Los dos países que más crecimiento tienen en esta área son China y los Estados Unidos. China esta instalando el equivalente a una compañía como Bell por año. Pero en los Estados Unidos el crecimiento se realiza por datos: por bits, por fax, Internet, trabajo en casa, y la individualización de las comunicaciones.

Por lo menos un número de teléfono individual por persona suena como un derech constitucional. En California, más del 25 por ciento de todas las casas tienen dos o más líneas telefónicas. El crecimiento de las lineas de alta velocidad es de aproximadamente el 30 porciento anual.

El crecimiento de las comunicaciones inalámbricas continua en proporciones asombrosas:
Los Estados Unidos agregó más de 11 millones de nuevos subscriptores de comunicaciones inalámbricas el año pasado; y la curva de crecimiento es exponencial; Las utilidades de los conductores subió 16.3 porciento. El empleo en las compañías conductoras subió 30 porciento. Inversiones en capital acumulativo en equipo e infraestructura subió 41 porciento a más de 46 mil millones de dólares.

Como todo esto se maneja competitivamente, los precios bajan, la penetración aumenta, el uso aumenta, pero sinembargo el costo mensual para el consumidor bajó a casi cinco dólares en 1997. El futuro de la comunicación inalámbrica en los Estados Unidos es tan brillante como tan horrible fue su pasado.

La verdad es que hasta hace poco los Estados Unidos tenían el peor sistema inalámbrico de todos los países desarrollados en el mundo, y eso sucedía solamente porque los Estados Unidos tenían las peores políticas. Hasta 1993, la competencia se limitaba a dos compañías. Dividiamos licencias en áreas geográficas increiblemente pequeñas, forzando a compañías como McCaw a pasarse años recolectando footprints regionales útiles. No teniamos ninguna regulación de roaming con sentido y permitíamos a las compañías de comunicación inalámbrica que cobraran tarifas de interconección exhorbitantes. Declinabamos pago de las personas que llamaban. Nosotros hicimos solo una cosa correctamente, y esto por puro accidente: no exigimos el estándar GSM de Europa. Desde el comienzo de 1993 con nuestras subastas tomamos nuestras políticas en la dirección opuesta y al hacerlo encontramos entonces el secreto del éxito. Primero, vendimos licencias múltiples, de manera que en muchos mercados pequeños no existen más espéctros que los que la gente quiere usar. Esto esta muy bien!

Lo que quiere decir es que el valor intrínseco del espéctro se inclina hacia cero, y las empresas están creando valores de su propio esfuerzo y no simplemente por tener una licencia otorgada por el gobierno. Segundo, en nuestras subastas simultáneas resolvimos el problema de la definición del mercado dejando a los participantes configurar sus propios planes regionales, y dejando vender algunos o todos de sus espéctros en e mercado privado.

Queremos ver espéctros vendidos como se vende la tierra con agentes y mercados, no gobiernos dicidiendo quien compra que. Tercero, hemos adoptado la política de que todas las interconecciones tengan el mismo precio, y que la compensación recíproca deba ser pagada de inalámbrica a alámbrica. Las cortes de justicia de alguna forma han interferido pero de todas formas estamos teniendo progreso. Cuarto, hemos eliminado toda regulación de precio al por menor de inalámbricos. El mercado y no el gobierno decide el precio. Quinto, por fin hemos empezado una iniciativa en el pago del que llama. El gobierno deberá moverse más rápido para corregir esta deficiencia en nuestra política.

Sexto, y el más importante, no escogimos ninguna tecnología. Dejamos que el mercado, en las subastas, decida si el país apoyaria CDMA o TDMA, sin tomar en consideración la generación. No es sorprendente entonces que las compañías se encuentren en peleas por terreno tecnológico. No es sorprendente que nuevos recibidores esten saliendo a relucir para solucionar los problemas de los consumidores. Y no es sorprendente que CDMA esté llevando delantera de largo.

Estas políticas causan confusión en el mercado. La competencia siempre trae esta situación. Estas políticas limitan el papel del gobierno y algunos con conexiones estrechas con el gobierno se lamentan de ésto. Estas políticas atraen la participación de otros países, en relación a los negocios de recipientes y en los servicios inalámbricos y esto preocupa a muchos.

Estas políticas garantizan un futuro brillante para la comunicación inalámbrica en los Estados Unidos siempre y cuanto se mantengan en forma apropiada.

En la actualidad la comunicación inalámbrica es solo un cinco porciento de todas las comunicaciones en los Estados Unidos. En una década será un 50 porciento o más de todo el tráfico de voz; y dentro de la duración de vida de los aqui presentes tendrá una parte significativa en el explosivo mercado de datos.

Mientras nos mantenemos con nuestro nuevo paradigma americano por lo menos en los Estados Unidos la comunicación inalámbrica llevará al Internet a un contacto continuo con todos, en casa, en el carro, caminando por la calle, en la oficina. A lo mejor usted no quiere enterarse de la actual situación de su portafolio en la bolsa de valores mientras pasea a su perro pero lo podria hacer si lo deseara. Talvez quisiera escaparse de la conferencia de negocios a hacerse por medio de equipos de multimedia pero la excusa de que se encuentra en la playa no le servirá de mucho.

Todo esto conducirá a continuas ganancias en productividad y a un crecimiento económico fantástico. Y la gloria de esta revolución en comunicaciones-la grandeza de esta revolución industrial en particular-es que no esta destinada solo a un país o a una sola región.

Otras revoluciones industriales dependían de recursos escasos como el petróleo o el carbón. Otras revoluciones industriales creaban continentes que dominaban y continentes que eran explotados.

Esta revolución puede ser diferente. La revolución industrial de la comunicación puede traer crecimiento económico y beneficios sociales a todos los países, a todas las personas, a todos los continentes. Vidrio, chips y cerebros están disponibles en todas partes y eso es lo único que se necesita para lanzarse a esta revolución en cualquier economía: con una excepción.

La Política

Los gobiernos tienen que tomar las decisiones correctas.

La tecnología está siempre en argumento con la economía; y la economía siempre está en argumento con la política. Esa es la lección que aprendimos de la Union Soviética, y es una lección escalofriante. Cuando los gobiernos individualmente o en sociedad aspiran seleccionar ellos mismos la tecnología, casi siempre se equivocan. Y esto no es porque los gobiernos son ineficientes; es porque en la contabilidad gubernamental, las malas inversiones no se cancelan y las direcciones tomadas no son fáciles de cambiar y la demanda del consumidor no es de su prioridad.

Yo les indico esto: historicamente el papel del gobierno en relación a tecnología ha sido a menudo para impedir, demorar, o negar los beneficios de la nueva tecnología. Pongamos tal historia a nuestras espaldas. Para cambiar, los gobiernos deben enfocarse en estas preguntas:

  • Cómo podríamos crear más trabajos?
  • Cómo podríamos aumentar las exportaciones?
  • Cómo podríamos resolver los problemas políticos?

Estas son preguntas que no necesitarían ser contestadas por las empresas cuando ellos están explorando nuevos mundos de aplicaciones inalámbricas. Usted lo que quiere es rebajar el costo de su nómina de pago no convertirse en el patrono más grande de la nación; sea flexible en sus planes, no trate de alcanzar las metas de las autoridades de recaudaciones; obtenga ganancia, no un gesto patriótico.

No hay nada malo en las metas de muchos gobiernos excepto que esas metas no tienen nada que ver con las metas correctas de comercio en las comunicaciones inalámbricas.

Un gobierno bueno es el que reconoce lo que un mercado libre puede hacer para beneficiar a la sociedad. Mire el récord:

Muchos gobiernos se aliaron con compañías telefónicas nacionales para construir el futuro de las redes de datos en ISDN y no en el Internet. Esto se percibió en todas partes como el fracaso multimillonario. Muchos gobiernos se aliaron con difusionadores de comunicaciones para diseñar esquemas de televisión de alta definición. Esto ha sido un paso inútil y muy caro por todo lado. Cuando yo llegué a FCC en 1993 todo el mundo aseguraba que el video intercalado era el modo en que las compañías telefónicas iban a competir con las compañías de cables. Por pura suerte no permitimos al gobierno involucrarse en tal política.

En Japón el gobierno decidió robar una marcha en el mundo introduciendo el Handy Phone. Esto fue un movimiento equivocado muy caro. Por el contrario, cuando Asia ha confiado en el mercado libre, otorgado licencias numerosas para comunicaciones inalámbricas y le ha dado una oportunidad a CDMA, el resultado es que todos los países se han beneficiado. Hutchinson Telecom introdujo el primer servicio comercial de CDMA en el mundo en 1995. Corea del Sur, que exigió el uso de CDMA a sus operadores digitales, se ha convertido en uno de los primeros mercados dominantes de esta tecnología junto con los Estados Unidos.

Además, el servicio comercial de cdmaOne esta disponible en India, las Filipinas, y Tailandia, con desplazamientos en Singapur, Indonesia, China y Bangladesh. Y por fin, cdmaOne está ahora siendo lanzado por primera vez en Japón. El próximo mes, DDI e IDO lanzarán los sistemas de cdmaOne esperando cubrir completamente a Japón para julio de 1999. La batalla para definir la tercera generación de comunicación inalámbrica nuevamente pondrá a gobiernos contra gobiernos y a continentes contra continentes.

Esto no deberia suceder.

La batalla de la tercera generación deberia ser solo de compañía contra compañía. Deberia determinarse en mercados no en agencias administrativas o de legislatura o de organizaciones internacionales como la ITU. En resúmen, no hay necesidad imperiosa de que los gobiernos de algún país micro-administre una transición a la tercera generación.

 

Es que Europa estará de acuerdo?

Talvez Japón se decidirá a seguir este nuevo camino?

La inclinación tradicional de Europa ha sido de usar las comunicaciones para entrelazar a las naciones en un mercado común. Esta es una meta que vale la pena. Pero además, Europa debe crear en GSM un estándar de alcance global, con compañías con base en Europa como sus exportadores principales. La gran entrega de licencias de conductores múltiples inalámbricos fue el único paso necesario para crear un comercio inalámbrico en Europa. Europa no tuvo necesidad de rendirse a lo que todos reconocemos como el colonismo tecnológico.

Uno de los subproductos predecibles de la estandarización GSM de Europa es de que toda Europa se encontró rezagada en la curva de la tecnología mientras CDMA se perfeccionaba. Esta ahora muy en claro el que CDMA sea el camino preferible a un mundo inalámbrico. Europa solo necesita otorgar más licencias, que permitan que aquellos que tienen permisos otorgados puedan vender algunos de sus espéctros, y liberar a todos los espéctros de cualquier clase de tecnología. Por lo menos estos pasos permitirían a Europa de por fin hacer el cambio a CDMA. Y estos pasos le permitirían a wideband cdmaOne competir en Europa. Solamente estos pasos le permitirían a cdmaOne demostrar que tiene completo respeto a las instalaciones en existencia, y que entrega la mejor solución a la demanda por anchura de banda (bandwidth) que barrerá a todo ese continente en la primera década del próximo siglo.

Como muchos de ustedes saben, QUALCOMM ha desarrollado, probado, y reportado resultados de un sistema híbrido GSM/CDMA en Europa. Los resultados apuntan a un claro camino para que las naciones se encaminen a un estándar en armonía 3G cdmaOne. Basados en estos resultados, se le haria atractivo a cualquier operador GSM oficial-particularmente a aquellos operadores que buscan eficiencia del espéctro más eficiente debido a mercados en crecimiento.

Todo esto debe ser probado en el mercado abierto. Para que la competencia del mercado se realice, sinembargo, los gobiernos europeos debe asegurar a todos los operadores que la experimentación con nueva tecnología no pondrá en riesgo su oportunidad de obtener el nuevo espéctro 3G.

Con su alto porcentaje de desempleo, y las dificultades que tiene al promover innovaciones y comercialización, Europa debería ser el lugar justo en donde gobiernos con miras futurísticas simplemente den la bienvenida a las fuerzas del mercado como el camino apropiado para seleccionar tecnologías. Europa debería ser el lugar apropiado, debido a sus desafíos y oportunidades, en donde los gobiernos deberían decir que se están saliendo de sus negocios estándar.

Pero en vez de eso, los gobiernos europeos, presionados por ciertas corporaciones poderosas, quienes ahora más que nunca hacen de los estándar en comunicaciones inalámbricas su negocio especial. En vez de eso, la dirección europea es hacer que una vez más los gobiernos controlen los cambios tecnológicos, que se limite la competencia en el mercado, y que se enfoque no en los consumidores o en las eficiencias de los costos sino en las ventajas comerciales a corto plazo.

Esto no está de acuerdo con el espíritu o el significado de los acuerdos en telecomunicaciones de WTO; no es justo; y a la larga no tendrá ningún beneficio para Europa. Japón es otro caso de preocupación. Todo el mundo respeta los logros estupendos de Japón en crear la segunda economía más grande del mundo de las ruinas de la segunda guerra mundial. Con mucha admiración el mundo ahora le pide a Japón hacer algo quizas mayor que cuando reconstruyó su economía: estamos en espera de un cambio en los principios y prácticas de esta maravillosa economía productiva.

Quiero aclarar que esta clase de cambios es lo que el mundo le reprendió a los Estados Unidos durante los años 80s. Se nos dijo que deberiamos ejercitar liderazgo mundial poniendo en orden nuestro presupuesto federal, bajando los intereses, y abriendo nuestros mercados. Nosotros escuchamos y por eso hemos tenido éxito.

Yo entiendo que cambiar el curso de las cosas para una economía grande es una tarea politicamente difícil de proporciones gigantescas. No se hace en un día o en una sola reunión. Yo entiendo que crear algo de la nada es un tremendo desafío; cambiar algo fantásticamente complejo y tratar de no depender de nadie es un desafío aún más difícil.

El mundo espera que Japón enfoque ese desafío en la banca, en la distribución al por menor, y en políticas de intercambio. También esperamos que Japón se enfrente al desafío de la industria inalámbrica. No es necesario ni aconsejable que Japón vea a la tercera generación como otra oportunidad para ganar liderazgo mundial en una nueva tecnología, aumento en exportaciones, y que limite oportunidades de venta en su propio mercado.

No es necesario que Japón presione alocadamente y con gastos masivos para lograr que su gobierno llegue a su mejor decisión sobre la tecnología más correcta. Supongamos que Europa, Japón y todos los demás países hacen que el espéctro este disponible y permiten que se transfiera al mercado privado. Supongamos que los países simplemente otorgan licencias múltiples en el rango 1.8 y 1.8 gigaherz, y luego se permita cualquier transferencia privada de algunos o de todos los espéctros, sin restrinciones en el uso de la tecnología, y sin requisitos para el tipo de servicio. Eso permitiría experimentación con tecnología 2G extensa.

Entonces las compañías que operan bajo presiones del mercado diseñarían la transición al 3G para que sea a menor costo, y completamente orientada a las necesidades del consumidor. Entonces los servicios de la tercera generación serán en forma natural desplazadas como demandas del mercado.

Ese es el mejor modo de obtener beneficios de los mercados competitivos.

Ese es el modo de evitar las grandes equivocaciones de los gastos de capital orquestrados por el gobierno que terminan por poner en riesgo a los sistemas bancarios y a las monedas mundiales.

Este es el modo de envolver al mundo en un nervio gigante de inteligencia inalámbrica.

Ese nervio será como cosa final el Internet. Que invento más maravilloso en la historia humana: una lengua común de comunicación que permite a muchas lenguas y muchas culturas prosperar en el mundo de la cibernetica: un medio común de comunicación que permite a muchos inventos y a muchas aplicaciones prosperar en el nuevo terreno de la cibernética: un camino común que enseña a todos los inventores y aún a los gobiernos el poder de la creatividad individual y los límites sabios de la intervención regulatoria.
Dentro de menos de una década, podria suceder el descubrimiento común de miles de millones de gentes en el planeta de que la industria inalámbrica de hoy provee el camino al Internet de mañana.

Este sueño no se realizará tan rápidamente, ni con tanta utilidad, ni con sentido universal a menos que los gobiernos actúen con mucho tino. Este sueño es importante para todos nosotros, pero es aún más importante para los miles de millones de personas en el planeta quienes están todavia esperando disfrutar de los beneficios de la revolución de las comunicaciones.


Columnist:
Paul Schaut
Jan, 2005
MVNOs and the Fragmentation Challenge
 

Columnist:
Francisco Kattan
Sep, 2004
Simplifying the Mobile Messaging Experience - an Integrated Approach
 

Columnist:
Mike Iandolo
Jul, 2004
Benefits of CDMA Mobile Data for Homeland Security
 

Archives